Uniandes   Cider

Esta semana:


Artículos más leídos del año 2013.

Contáctenos Preguntas frecuentes Registro  

Hoy:

 

 

Publicado:

 

04/03/2011

Se puede donar lo que sea, para los pobres ‘cualquier cosa es cariño’

La lista parece interminable y ante la prisa de quienes trabajan clasificando y empacando, esta se torna difícil de seguir: cajas de fórmula láctea para bebes y un coche inservible; dos docenas de baldes plásticos, varias docenas de cepillos dentales, tres banderas de España y una caja de cartón con juguetes en mal estado; pelucas de varios tamaños y estilos, zapatos rotos o incompletos, maquillaje, luces para un árbol de navidad, corbatas y ropa interior femenina usada; seis cajas de pantalones sucios, rotos o sin cierre de cremallera… Para ella, una voluntaria en servicio, la lista continua pero al leerla le es imposible dejar de recodar una vieja canción infantil de un programa de televisión de principios de la década de los años noventa: ‘Uno de estos (…) no es como los otros, es diferente de todos los demás…adivina cual es diferente de los otros, piensa bien y la adivinarás (…)’

¿Logró identificar a que puede corresponder esta lista de elementos? Por sorpresivo que parezca, corresponde a una lista preliminar del tipo de donaciones que los medios han categorizado amablemente como ‘excéntricas’ y que han llegado a las instalaciones de la Cruz Roja con motivo de ayuda a los damnificados de la ola invernal. La noticia sorprendió durante la tercera semana de enero, cuando el diario El Tiempo y La Opinión (Cúcuta) presentaron los siguientes titulares: ‘Pelucas y corbatas para damnificados’ y ‘Ropa interior sucia y rota, entre las ayudas para los damnificados

Muchas preguntas surgen de esta situación en particular. Sin embargo nos gustaría iniciar por preguntarle ¿Cuál es  su opinión respecto al arraigo que puede tener entre nosotros –los donantes, en su conjunto- la idea de que ‘los pobres aprecian mucho cualquier cosa que les regalen, porque cuando es con gusto y cariño todo es bello’?. ¿Ha escuchado esta frase? ¡Seguro que sí! Tiene muchas versiones, entre las cuales ‘Cualquier cosa es cariño’ es quizás la más coloquial y difundida. Trate por un momento de recordar en qué contexto(s) la ha oído.

Esta tiene que ser la explicación ‘amable’ del por qué algunos ‘colombianos de buen corazón’ donan pelucas, maquillaje o banderas de España para ayudar a alguien que está en situación de pobreza coyuntural. La otra realidad, quizás la más difícil de asimilar, es que muchas personas aprovechan esta oportunidad para deshacerse de cosas que ya no les sirven.

Por supuesto, estas personas no preveen que sus actos generan problemas en los centros de acopio y que, además de ser inútiles, retrasan las entregas de donaciones que sí pueden ser utilizadas. Además, conlleva importantes costos en términos de tiempo, dinero y espacio físico para enviar, clasificar, seleccionar, transportar y eliminar los elementos inútiles. Esto representa un problema para los organismos de socorro y en el peor de los casos pueden terminar desencadenando un problema de salubridad.  


Lo único cierto es que los damnificados de cualquier situación de desastre sí están en condición de pobreza coyuntural, esto es, una situación temporal y/o esporádica que se vive como resultado de la reducción o la pérdida transitoria de los bienes y servicios sociales básicos y de los ingresos, lo que se traduce en una o varias carencias.


Esta pobreza es el resultado de factores que en su mayoría están fuera del control de las personas, como lo son los  desastres naturales. Por este motivo las donaciones deben estar basadas en una evaluación de daños y necesidades y quizás lo más importante, debe complementar y no duplicar los esfuerzos. ¿No cree usted que es tiempo de dejar de promover y reproducir los mitos que suelen circular en torno a la ayuda? (‘Se puede donar lo que sea ¡Alguien lo utilizará! o ‘Donar no cuesta nada’).


Comentarios

 
Pablo  Villar, enviado el 14/03/2011 08:51:53 p.m.
Creo que finalmente eso es lo peligroso de 'donar' en general. 'Donar' parecería implicar muy poca responsabilidad, si esque alguna tiene. El donante hace gala de su generosidad, mientras que el que recibe debe conformarse -limitarse- a ser una víctima cuasi-indefensa- de un mundo. Esta situación curiosamente se parece a aquella de las víctimas del conflicto, a quienes aveces pareciéramos estándoles donando -desde el fondo de nuestra caridad- un poquito de reconocimiento. Para donar bien hay que responsabilizarse de lo que se da, de cómo se da, de a quién se le da y -tal vez sobre todo- por qué se le da.
 
Maria  Caballero, enviado el 10/03/2011 04:54:56 p.m.
Es lamentablemente frecuente la donación de basura para personas damnificadas o que viven en condiciones en las que necesiten de la colaboración de otros. Esto me pone a pensar en el concepto que tiene la persona que dona algo dañado, sucio, vencido, etc. del que lo va a recibir. Sería bueno que ésta persona se preguntara, que sentiría si alguien cuando esté en una mala condición le donara eso. Me gustaría que las personas que donan interiorizaran que dicha donación le va a llegar a un ser cuya representación del objeto dice algo sobre el concepto de la sociedad de sí mismo y el objetivo es que le ayude lo mejor posible en su situación. Debemos dejar de dar lo que nos sobra o ya no consideramos dignos de nosotros y empezar a dar realmente o no dar nada. Repito, es realmente triste ver que cosas en estados terribles las haya considerado alguien digna para otro ser. La basura a su lugar, las donaciones al suyo.
 
Santiago  Quintero, enviado el 04/03/2011 07:29:16 p.m.
Donar, qué peligroso. Útil si ha habido un desastre, la ayuda comunitaria, siempre será bien venida. En ese contexto su apreciación es válida. Pero hay que temer a la caridad-sea de banderitas- y acostumbrarnos a creer que las sobras (útiles o inútiles) pueden arreglar algo.

 

 
 
Historial
 

Imagen: Afiche de la campaña ‘Saber donar’, una iniciativa que
busca promover la calidad y eficiencia en las donaciones
humanitarias en América Latina.


Referencias del artículo

- Benjumea, P. (2011, domingo 16 de enero) Por tragedia invernal
damnificados comienzan a quejarse. El Tiempo, (Debes leer) pp. 4
- Jácome, J.J. (2011, viernes 21 de enero) Ropa interior sucia y rota
entre las ayudas para los damnificados (en línea)
Recuperado el viernes 4 de febrero de 2011 del sitio web del diario
La Opinión de Cúcuta (Norte de Santander, Colombia) en:
http://www.laopinion.com.co/noticias/index.php?option=com
_content&task=view&id=366043&Itemid=27

- Redacción El Tiempo (2011, miércoles 19 de enero) Pelucas y corbatas
para damnificados. El Tiempo, (Debes Saber) pp. 5


 


Cider - Centro Interdisciplinario de Estudios sobre Desarrollo.
Calle 18A No. 0-03Este. Bogotá - Colombia. Teléfono: (571) 332 4525. Fax: (571) 332 4545. Apartado Aéreo: 4976. Escríbanos: debatesobrepobrezas@uniandes.edu.co
Todos los derechos reservados ® 2010 :: Universidad de los Andes - Cider